Adiós a la claustrofobia con los resonadores abiertos

Nadie está exento de sentir en cualquier momento claustrofobia; miedo a los espacios cerrados. Aquellos que la padecen suelen evitar los ascensores, los túneles, metro, habitaciones pequeñas, el uso de técnicas de diagnóstico médico como la Tomografía Axial Computarizada (TAC) o la Resonancia Magnética Nuclear (RMN).

Y es precisamente, con respecto a estos equipos médicos modernos; a los de Resonancia Magnética Nuclear, afortunadamente, hoy día podemos disponer y utilizar de estos aparatos, donde el resonador abierto, equipo en donde el paciente no está totalmente encerrado.

Aunado a esta ventaja que acaba con esa ansiedad intensa, falta de aire, palpitaciones o mareo, que sufren los claustrofóbicos a los espacios cerrados, la ventaja de un resonador abierto tolera a un paciente hasta de 100 kilos de pesos, en este se pueden realizar los estudios en personas que tengan un sobrepeso por arriba de los 100 kilos.

Estos resonadores ofrecen grandes ventajas al momento de la realización de los distintos estudios en aquellos pacientes que tienen prótesis u osteosíntesis (implantes metálicos), siempre y cuando los mismos, no sea de la articulación que haya sido afectada, cosa que no se puede hacer en un resonador cerrado.

Deja un comentario