Aprovecha el tiempo de ocio para formar a tus hijos

Más allá de los aportes que brinda la escuela para la educación de nuestros hijos, el primer centro de formación es el hogar, de allí que los padres deben asumir dicha tarea con altas dosis de responsabilidad, para que los infantes crezcan en armonía y de forma correcta para su inserción en la sociedad.

En esta era moderna donde el tiempo se hace corto y los días pasan volando, producto de las carreras que pegamos desde la mañana hasta el momento en que nos acostamos a dormir, el tiempo de ocio en casa es valioso y se debe aprovechar para inculcar valores a nuestros muchachos.

Hay un error muy común en la paternidad actual y es que se confunde el tiempo libre, con actividades extra escolares, de modo que los padres se olvidan de compartir con sus hijos y les imponen tareas adicionales que lejos de fomentar una adaptación integral en su entorno, termina es encerrándolos en una sobrecarga de tareas.

Diálogo permanente

La base de toda formación y relación humana es la comunicación, es por ello que desde pequeños, debemos formar a los niños y niñas el hábito de la comunicación sincera y respetuosa, para que a partir de allí, se les facilite el camino cuando entren a una edad escolar y adolescente.

Los juegos infantiles o los de mesa, pueden servir como palanca para iniciar el intercambio de ideas y promover la educación de nuestros hijos, basada en la inyección de valores y de convivencia ciudadana.

No solo en casa se pueden establecer estas tareas; siempre será válida la oportunidad de hacer visitas a zonas abiertas como los parques o campos, porque el apego con la naturaleza es un estimulante agradable en el proceso de formación de los infantes.

El tiempo de ocio de igual manera ayudará a formar la independencia de nuestros hijos, obviamente, debe hacerse de forma gradual, brindarles la mano e irles soltando poco a poco, para que vayan emitiendo sus propios conceptos, apegados a las normas de tolerancia, respeto y convivencia.

Deja un comentario