Trucos para la preparación de una exquisita tortilla española

tortilla-espanola

De los platos más populares que tenemos en es España, sin duda la tortilla de patatas o española como se le conoce mundialmente, es la que lleva la bandera, esta preparación con el paso de los años ha sufrido, para bien o para mal modificación en su elaboración, más sigue conservando sus ingredientes y por su puesto su sabor. 

Por ser de fácil preparación, la tortilla española puede ser el plato ideal para acompañar un desayuno o resolver una cena, incluso se puede decir que su consumo no tiene un horario establecido, pues se le ve bien en media mañana o media tarde, es más, este plato de la gastronomía española, es una de las tapas de mayor presencia en restaurantes y bares no solo de la nación ibérica, sino del mundo entero. 

Seguramente conseguirás muchas versiones sobre los ingredientes y demás situaciones propias de una receta tan popular hoy día, por lo que es mejor enfocamos en indicar como preparar tan suculento plato de la manera más sencilla y que puedas disfrutarlo y entender el por qué tiene tan ganada fama.

Cómo preparar una tortilla española

Debemos comenzar por los ingredientes, lo cuales son muy fáciles de conseguir, de manera que no tendrás problemas de ninguna naturaleza al respecto; así pues necesitas papas o patatas, huevos y aceite, en algunos casos puedes colocar cebolla u otros ingredientes, pero el original es sólo con los que hemos dicho ya. 

Paso seguido cortar y lavar bien las papas, con el objetivo de quitar la mayor cantidad de almidón posible, una vez hecho esto, escurrirlas y secarlas para luego freírlas en aceite bien caliente, con el cuidado de que no se doren en demasía para que no queden tan tostadas.

Ya con las papas cocidas, se baten los huevos y se vierten para mezclarlos y dejar que las papas se empapen completamente, dejar reposar por unos 5 minutos y luego en una sartén precalentado y aceitado lo suficiente, verter esta mezcla bajar el fuego, dejar cocinar, dar vuelta y cocer del otro lado, siempre estando pendiente de que no se dore demasiado, más bien que quede preferiblemente tierna.     

Deja una respuesta