labios resecos

Los labios resecos se presentan en gran parte de la población, y se evidencian con textura áspera, seca, escamosa y agrietada, que generalmente son consecuencia del estilo de vida. A continuación te presentamos todo lo que necesitas saber sobre ellos, sus causas y cómo combatirlos. 

Causas

Las más usuales son los cambios de temperatura ambiental, bien sea altas o bajas, falta de hidratación suficiente, fumar o excesivo consumo de café, falta de vitaminas, exposición solar, respirar por la boca, efecto de una enfermedad, tratamientos como la radioterapia y el consumo de fármacos fuertes. 

También suelen desencadenarse por morderlos o lamerlos continuamente, lo que muchas veces se asocia con ansiedad y estrés.

¿Cómo combatirlos?

  • Hidratación: este es un factor clave para evitar tanto la resequedad de la piel como la de los labios, además el no beber suficiente agua trae consigo consecuencias graves como la disminución de la elastina, ya que el vital líquido beneficia cada parte de tú cuerpo.
  • Productos de cuidado: aplica bálsamos de labios, especialmente aquellos que contienen protección solar, manteca de cacao o vaselina sobre tus labios con frecuencia, estos productos son ideales para hidratarlos, suavizarlos y mejorar su apariencia.
  • Exfólialos: realiza este procedimiento una o dos veces por semana, para remover las células muertas y estimular la producción de nuevas, puedes hacerlo con exfoliantes comerciales o simplemente aplicar azúcar, recuerda realizar movimientos o masajes circulares y posteriormente aclarar con agua fría.
  • Evita morderlos y lamerlos: estas acciones generan enrojecimiento, sequedad, hinchazón y agrietamiento de los labios, en parte por el efecto de la saliva, por ello es esencial realizar pequeños cambios para reducir estos hábitos.

Por otra parte, si el agrietamiento es severo y doloroso puedes aplicar cristal de sábila, pues sus valiosas propiedades te serán de gran ayuda, o bien utilizar otros aliados naturales como las rodajas de pepino.